El concepto de usura de los préstamos, o de aquellos otros contratos sustancialmente similares a estos, es un término que se define en la Ley de 23 de julio de 1908, de la Usura o Ley Azcárate.

Pese a lo llamativo de tal antigua norma, el concepto de usura se presenta en la actualidad con demasiada frecuencia, sobre todo en el contexto de los préstamos rápidos, también conocidos como mini créditos.

Todo aquel préstamo cuyos intereses remuneratorios sean notablemente superiores al valor normal del dinero en la fecha de contratación, y a la vez sean manifiestamente desproporcionados, podrán ser calificados como usurarios. A su vez, también pueden calificarse de tal modo, aquellos que son leoninos o aquellos en los cuales se ha entregado menos cantidad de la realmente manifestada. El efecto de dicha calificación es la nulidad radical del contrato, con obligación de restitución reciproca de las cantidades entregadas entre las partes.

Entidades como WIZINK, BARCLAYS, CITIBANK, CARREFOUR, EVOBANK, VIVUS, CETELEM, COFIDIS, MONEYMAN etc. son entidades que recurrentemente utilizan muy altos tipos de interés en sus operaciones de préstamo con particulares.

Si usted tiene dudas acerca de la posible usura de su contrato con alguna entidad de este ramo, no dude en consultarnos, sin compromiso alguno, acerca de nuestro parecer al respecto.

¿Qué es la usura?

 

El término de “usura” se define como la “acción o práctica ilegal de prestar dinero a tasas de interés excesivamente altas”. Un estafador es una de las mejores maneras de dar un ejemplo de un delito de usura.

Los prestamistas a menudo cobran intereses a las personas que solicitan préstamos. La tasa puede variar dependiendo de la suma del crédito, de la garantía que se ofrece y del historial de crédito. Incluso para los prestatarios con mal crédito, existen límites a las altas tasas de interés que se pueden cobrar en muchos tipos de préstamos. Cuando un prestamista cobra una tasa de interés excesiva, se llama usura.

En España no hay actualmente ningún límite en los tipos de interés. El BOE recoge el siguiente extracto:

“Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso”.

No siempre es sencillo para un ciudadano sin gran experiencia legal entender cómo funciona la ley de la usura. Los tipos de interés varían significativamente en función de varios factores y a veces son algo confusos. El interés que una persona paga por su hipoteca es mucho menor que el interés que paga por una cuenta de tarjeta de crédito. Es posible que dos personas tengan la misma tarjeta de crédito del mismo prestamista, emitida el mismo día, y que una de ellas pague más intereses por la tarjeta que la otra. ¿Por qué ocurre esto? Cada prestamista tiene la capacidad legal de elegir la tasa de interés que sus clientes pagan. Los prestamistas utilizan las puntuaciones de crédito, los pagos iniciales, los tipos de préstamos que se solicitan y el historial de crédito. De estas forma determinan la cantidad de dinero que un cliente puede pedir prestado y los intereses que se aplican a cada uno de ellos. Afortunadamente, las tasas de interés de las tarjetas de crédito no se consideran un préstamo financiero, por lo que no se aplica la usura.

¿Qué es la ley Azcarate?

La ley Azcarate, también conocida como ley de usura es una de las pocas leyes históricas que sigue en vigor.

La usura es un concepto que se encuentra dentro de la ley de España. La ley Azcárate protege al consumidor. Esta ley regula lo que es la usura y cómo puede expresarse en los diferentes productos y servicios. Es una ley muy antigua, a día de hoy es una de las pocas leyes históricas que aún siguen en vigor. La usura no ha dejado de representar un problema con el paso de los años. En el ámbito de los préstamos personales se menciona mucho esta palabra, y hay que hacer una distinción muy clara de lo que es la usura y lo que no lo es.

La Ley de la Usura considera que, si un préstamo tiene unos tipos de interés excesivos, o considerablemente superiores a los que marca el mercado, el préstamo se declarará sin efecto de forma automática. Además, la Ley establece un conjunto de indemnizaciones que el prestamista tendrá que efectuar sobre el deudor. No obstante, algunas opiniones consideran que todo préstamo en línea con elevados intereses puede ser catalogado como usura. Sin embargo, no es así, y es preciso ser muy prudente para diferenciarlo. En el Código Civil Español no existe un límite determinado desde el cual los intereses puedan ser considerados como usura.

Sin bien es cierto que la ley establece algunos casos en los que, examinando un crédito por separado y tomando en consideración sus singularidades, puede calificarse de usura. Por esta razón, los préstamos sin tasas de interés o los créditos particulares baratos son muy conocidos en el mundo de Internet. Veremos en este artículo qué supuestos están sujetos a la Ley de Usura, y más específicamente nos detendremos en un ejemplo muy destacado de la actualidad: las llamadas tarjetas revolving, y su íntima vinculación con la Ley Azcárate.

Tarjetas Revolving

Últimamente, se ha hablado mucho de las tarjetas de crédito revolving, y que han sido declaradas usureras por el Tribunal Supremo en varias sentencias. Aquellos que han presentado una denuncia contra sus entidades para resolver la deuda y recibir una indemnización, en ocasiones han podido ver cumplidas sus expectativas. Algunas organizaciones, como WiZink, han sufrido pérdidas en las demandas en las que sus tarjetas de crédito fueron declaradas usurarias al tener un tipo de interés por encima del 27% de TAE. 

 

En la actualidad la ley Azcárate está en boca especialmente de aquellos que tienen tarjetas de crédito revolving y quieren ser remunerados con los altos intereses que han estado pagando durante años. 

A pesar de estar regulado por una ley que se remonta a más de 100 años, este aspecto está muy de moda como consecuencia del alto nivel de usura que afectan a las entidades bancarias, especialmente a las que ofrecen un servicio llamado “tarjeta revolving”.

 

Las tarjetas revolving son tarjetas de crédito que son muy complicadas en su estructura y que, generalmente, tienen un alto tipo de interés.

¿Es delito cobrar intereses abusivos?

La práctica de la usura puede ser moralmente reprochable, pero ¿es un delito? En España la usura no está tipificada como delito, ya fue decretada como tal en 1995.

 

Si se constata que existe usura, la invalidez del convenio es total, definitiva y sustancial, lo que supone la responsabilidad de la devolución.

 

Sin embargo, ejercerla y lograr que se declare así tiene sus consecuencias: supone la anulación del contrato. En otros términos, el prestatario tiene la obligación de abonar sólo la cuantía percibida.

Volver a Servicios